jeudi 4 mai 2017

De Estepona a Madrid. Abril 2017



Semana santa en Estepona-¿Qué hacer con tus libros usados?-dos restaurantes, uno en Estepona y otro en Madrid

Acabo de llegar, queridos lectores de un viaje por Estepona, en Málaga (ya sé que lo sabéis, es que a lo mejor hay alguien que no lo sabe) y por Madrid, en Madrid (¿dónde si no?)

Bruselas me ha recibido con un tiempo que la gente de aquí da en llamar "podrido", frío, lluvia y mal humor, con lo que mi cuerpo serrano ha contraído virulento catarro y me ha hecho encerrarme en mi casita. Eso sí, con una buena provisión de cerveza, de buen vino y de alguna cosa para entretener el estómago. Me he tragado ayer el debate entre la LePen y Macron, y la verdad, la doña me ha parecido, grosera, barriobajera y mal educada. Vamos, como una copia de Trump. Macron, a su vez, muy finito, parece que se va a romper, pero no, aguanta a pie firme y no estuvo mal. Los que no se cuescaron fueron los dos moderadores, pobrecicos. No les dejaban ni intervenir.

Así es que, cabellos al fluido elemento oceánico (pelillos a la mar). Os voy a contar unas cositas de Estepona y de Madrid.

En Estepona estuvimos viendo la procesión del miércoles santo. Ya sé lo que algunos me vais a decir. Sin ir más lejos ya he tenido interesante diálogo con un amigo, que opina que no le gustan las manifestaciones de religión ni los nazarenos vestidos de KKK. Vale, un servidor que no es religioso disfrutó de espectáculo étnico-folclórico, porque en Andalucía se lo montan en plan show total. Yo he visto de niño procesiones de semana santa en otros sitios de España. Nada que ver. Esto es diferente. En fin, si no me créis, podéis pasar al capítulo siguiente.





Las imágenes las llevan los costaleros a hombros, nada de ruedas de camión y otras cosas que hacen en otras partes para simplificarse la vida




No voy a hacer comentarios sobre las señoras que acompañan a la procesión:



Aunque algunas estén de buen ver:



Podéis ver todo más a lo vivo en uno de esos vídeos basura que tengo la mala costumbre de haceros tragar:

    

Lo mejor es el desplante final del cantaor que se acaba de marcar una saeta: ahí queda eso, gurriatos.

Pero bueno, para que veais que no todo es serio en esta época, os pongo un anuncio de un bar del puerto de Estepona: lista de precios de las excusas que están disponibles si llama tu mujer o tu novia:



1. Se ha ido: 5€
2. Está de camino: 7€
3. No ha estado aquí: 9€
4. No lo conocemos: 11€


Muy útil.

Bien. Os he prometido hablar de dos restaurantes, uno en Estepopna y otro en Madrid. Ahí va el de Estepona: "Las Gitanillas".




Después de una procesión es lo mejor que se puede hacer, ir a cenar. En "Las gitanillas" tienen un pescado buenísimo, amén de otros pequeños manjares, como aguacate frito con miel de caña:



Vuestro bloguero se metió para el cuerpo una gallineta "a la espalda". Que ¿qué es una gallineta?, pues es un pez que en otros sitios se llama cabracho, cap roig, etc. Pinchad aquí, si queréis, claro.




Mis acompañantes, guiris (aunque esté feo decirlo) se empeñaron en comer paella. Ya les dije que no, que no lo hicieran, pero ea, se empeñaron. No saco la foto porque mis amigos valencianos se enfadarían. No es que estuviera mal, es que no era paella. Era un arroz caldosillo. Ello sí, con bichos crustácicos y molúsquicos dentro. (ya he parido dos palabros nuevos, atención RAE, para la próxima edición del diccionario)

Y tras esos extraordinarios sucesos, vuestro bloguero se fue a Madrid. Cogí el avioncito de Iberia y ¡hale! Estaba en el asiento de emergencia, así es que antes del despegue se me acerca la bella azafata:

-¿Habla español?
-Sí
-¿Es la primera vez?
-Pues no, he hablado español otras veces

(risas azafatiles)

-Noooo, que si es la primera vez que se sienta en el asiento de emergencia
-Pues no, ya he estado otras veces en el asiento de emergencia
-Y¿Sabe usar la salida de emergencia?
-Pues verá, no la he usado nunca

(grandes carcajadas azafatiles)

Me encanta hacer reir a las mujeres bellas.

En Madrid, os he prometido contaros qué hacer si tenéis muchos libros usados y quertéis deshaceros de ellos (yo no lo haría nunca, así están mis casas en Madrid y Bruselas: a reventar de libros). En la calle Padilla, entre Montesa y Alcántara hay un local donde se almacenan libros procedentes de donaciones, etc. Te puedes llevar los que te quepan en una sola mano a cambio de un donativo voluntario:





El restaurante de Madrid del que os voy a hablar es el Yakitoro, de Chicote, en Castellana 130:



Fusión japonesa-española con un ambiente muy convivial. Largas mesas con botellas de cerveza enmedio y ¡Oh maravilla! tienen mi cerveza española preferida: la Alhambra 1925:


Cocina de fusión, ¡qué menos! siendo de Chicote. Me encantan las berenjenas cortadas en tacos y fritas con una salsita:



Los pinchos de vieira






O el tataki de atún rojo



Todo magnífico, pero atención hay que reservar con antelación. Los fines de semana está a reventar. Además, sorpresa, los precios son muy comedidos.


Bueno, amigotes, me voy a toser a otro lado, que estoy poniendo el teclado perdido. Besotes

jeudi 9 mars 2017

8 de marzo, día internacional de las mujeres


Ya sé, mis queridos amigos que llego tarde por un día, que fue ayer el día de las mujeres (yo prefiero llamarlo así, que "día de la mujer", porque alguno podría confundirse con el día de su santa, que la gente es muy suya).

La historia de por qué esa fecha no la tengo muy clara, aunque parece que todo empieza hacia fines del siglo XIX, cuando las costureras de Nueva York se declararon en huelga para exigir aumentos salariales y jornada de diez horas diarias. Un negrero encerró a unas ciento cincuenta, casi todas emigrantes italianas y del este de Europa en el taller y el taller se incendió. No creo que lo hiciera el salvaje ese a propósito, pero el hecho es que se incendió y las mujeres murieron.

Empezaron diversos movimientos reivindicativos en Europa, reclamando asímismo el derecho a voto (sí, colegas, sí, hace menos de cien años, las mujeres no tenían derecho a voto)


Pero el impulso definitivo a la fecha lo dió Lenin, en la extinta URSS. Como consecuencia, desde entonces, el día se celebra en todo el bloque ex-soviético. Vamos, que un servidor que era un ignorante supino se plantó en Kiev un 8 de marzo y todo, todito estaba cerrado.

Es que por entonces, y no estoy hablando de hace veinte años, estoy hablando de comienzos de este siglo, por aquí, en Bélgica, se celebraba el "día de la secretaria" y se les regalaban flores. Vaya, como si todas las mujeres fueran secretarias. No sé qué hubiera pensado mi -por entonces- Directora si le hubiera regalado flores ese día.

Afortunadamente, las cosas están entrando en su cauce. Yo acabo de firmar una petición para que la RAE elimine la definición de "sexo débil" (la verdad es que en francés no es mejor: el diccionario las llama "bello sexo").

Vamos, que si ambos diccionarios tenían dudas sobre si las mujeres son "sexo bello" o "sexo débil", deberían dar un vistazo a estas fotos de Angela Merkel y Golda Meyr:




Pero bueno, amigos, me vais a permitir que como homenaje a las mujeres, y no hablo de las mías (ehhh, que no es posesivo, simplemente es para definir con las que he tenido una relación especial), sino de todas que he ido encontrando por ahí, por el mundo: mujeres trabajadoras, madres, gente libre y no libre, de todas etnias, que están bregando con la vida. Digo que, como homenaje, os voy a poner unas fotos. Si no os gustan, lo siento. Si os gustan, agradecérselo a las modelos:




San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 1987




Yerevan, Armenia, 2006



Thailandia, 2009




Thailandia 2009



Moscú, 2008




Tirana, Albania, 2009



Espargos, Cabo Verde, 2010




Cristo del Corcovado, Rio de Janeiro, 2009




Isla de Santiago, Cabo Verde, 2010
(la leyenda de la piedra es magnífica: "si Dios está con nosostros ¿quién estará contra nosotros?")




Mindelo, Cabo Verde, 2010



Colonia 2007. Manifestación contra la guerra en Kurdistán.





Tokio, 2008




Tokio, 2008



Arromanches, Normandía, 2010




Kamakura, Japón, 2008





Bangkok 2008, un grupo de estudiantes que me entrevistaron






Cabo verde, isla de Fogo, 2010







Cabo Verde, isla de Sal, 2010





Kamakura, 2008






Tokio. Nakamise Dori 2008
bellísima. Todavía sueño con ella


Bueno, mis amigos, creo que ya os he dado bastante la brasa. Me voy a cenar, que ya va siendo hora. Un besote

mercredi 8 février 2017

El año del gallo




Como estoy seguro que todos sabéis, porque sois ¡Oh lectores míos!, gente leída y escribida (como decía mi abuela), acaba de comenzar el año nuevo chino. Y también sabéis que en el -llamémosle horóscopo- chino, cada año tiene un animal como símbolo, protector o qué sé yo diferente. Ya os lo conté en otra entrada de este, vuestro blog favorito, que dediqué al año de la serpiente (y ¡válame dios!, hace ya cuatro años de eso). Así es que no voy a repetir todas las tontunas, sinsorgadas y lugares comunes que os conté entonces. Si sois lo suficiente masocas, podéis pinchar aquí y releerlas.

Bueno, pues este año, el sábado 28 de enero empezó el año del gallo y todos los chinos del mundo se pusieron a celebrarlo como locos. Y chinos, ya lo sabéis, hay muchos. Naturalmente, en Bruselas también, así que se lanzaron a las calles a hacer un vistoso cortejo que un servidor no podía perderse, no faltaría más que eso. Ruidos de tambores, risas, vistosos trajes y alegría. No faltaría más. Bueno, no es que estos niños se rían mucho, pero se les ve contentos:



con sus banderitas chinas y belgas, como debe ser, que para algo viven aquí y, entre nosotros, es una de las minorías más discretas de Bruselas. Aunque minorías hay muchas, a unas se las ve más que a otras. Por eso, es una cuasi sorpresa ver que hay un porrón de chinos más allá de los restaurantes de chop suey y cerdo agridulce.

En el cortejo, no podían faltar los dragones:


Su sonrisa es contagiosa, aunque tengan que concentrarse en lo de mover el abanico:



¿Cómo podían faltar un panda y un pandita en el cortejo?



Bellas danzarinas de soñadores ojos:


Y terribles mandarines de amenazadora mirada:


Y dominándolo todo, el gran dragón que al final acabó haciéndose la cola un lío. Lo veréis en el fabuloso vídeo que hice en colaboración con mi amigo Lopezia, no os impacientéis, gurriatos, que antes del vídeo todavía tengo que daros algo más de rollo.



Pues ya lo veis, es el año del gallo. No sé qué significa, pero es así. ¿Traerá suerte? ¿desgracias? ¿será mejor que el año pasado que nos trajo desastres tales como Mr. Trump o la muerte de Leonard Cohen y David Bowie? En cualquier caso, no es seguro que sea un año feliz para los gallos, como para este gallo de pelea tailandés. Claro, que la foto es de vuestro amado bloguero en 2009, y a saber en aquel año qué animalillo era el protagonista (vale, ya me he informado, era el año del buey, o sea, que de "animalillo, nada)


Vamos, que siendo año de bueyes, probablemente, el gallo tailandés no fue muy feliz. Como tampoco esta gallina, que está tranquilamente sentada en un restaurante de Moscú (calma, estaba disecada la pobre)




Sobre todo, si se pone a pensar en lo que le puede pasar, como a esta pobres congéneres en Tirana:




Pero bueno, ya vale de rollo, Sorokin. Y cuenta algo nuevo, como una receta, que todos tus lectores saben que eso de la cocina te mola bastante, aunque seas un zote. Lo suyo, sería que os escribiera ¡oh, amigotes! una receta de pollo estilo chino, pero ya os conté hace varios siglos la receta de un pollo a la tailandesa (y si queréis podéis pinchar aquí), así que voy a cambiar de continente, de ambiente, de rollo, de todo y os voy a contar cómo Sorokin se marca un pollo a la mostaza de Meaux.

Lo primero es juntar los ingredientes. Helos aquí:


Pollo, (ya me diréis, si no), una escaloña (échalotte), un diente de ajo, vino blanco (ahí se me fue la mano y le puse un Chablis de 2013 que es lo que tenía a mano, pero vale cualquier vino más guarrindongo), crema, y dos mostazas: de Dijon y de Meaux.

Empecé troceando el pollo con un cuchillo de Albacete (qué menos)


En una sartén, asusté (como decía mi madre) los pedazos de pollo con mantequilla mezclada con aceite de oliva:



Una vez el pollo completamente presa del pánico, lo saqué y reservé. En la misma sartén, poché la escaloña y el ajo bien picaditos:



Añadí el pollo (¡criatura del señor!), el vino blanco y lo dejé que se hiciera. Tras eso, la crema y dos cucharadas de mostaza: una de Dijon  y dos de Meaux. Los granitos pequeñitos que se ven, son los de la mostaza de Meaux, que asimismo se llama "mostaza a la antigua". (acordaos, oh descreídos, de la parábola del evangelio y el grano de mostaza. No tiene nada que ver, pero cuela). Dejé que la salsa se redujera:




Y, acto seguido, mis queridos comensales, procedí a la exterminación de tan suculento plato. Lo acompañé con un vino de Albacete. Sí señores, de Albacete. En concreto, de Fuentealbilla: Cambrius. Total, que empecé hablando del año nuevo chino y acabo con un pollo a la francesa, cortado con un cuchillo de Albacete y regado con vino de Fuentealbilla. Multiculturalismo puro.



Pero bueno, os había prometido que os iba a poner un vídeo sobre el cortejo del año del gallo en Bruselas y no voy a faltar a mi compromiso, o sea, que ahí va:





Venga, un besote y perdón por el rollo